CONCESIÓN DE LA NACIONALIDAD ESPAÑOLA A LOS SEFARDÍES

CONCESIÓN DE LA NACIONALIDAD ESPAÑOLA A LOS SEFARDÍES

Con fecha 24 de junio S.M. el Rey ha sancionado y promulgado la ley 12/2015, que había sido aprobada por las Cortes Generales el día 11 de este mismo mes, en materia de concesión de la nacionalidad española a los sefardíes originarios de España.

El día 25 de junio ha sido publicado en el Boletín Oficial del Estado el texto de la disposición, que puede ser consultado en el documento pdf.

La Ley 12/2015 debe ser objeto de desarrollo reglamentario, que corresponde al Ministerio de Justicia. A reserva, pues, de ulteriores informaciones complementarias, pueden destacarse algunos de los rasgos principales del contenido de la Ley:

A partir de su entrada en vigor el próximo 1º de octubre, y en principio durante un período de tres años, los sefardíes podrán adquirir la nacionalidad española sin tener que renunciar a su nacionalidad anterior y sin necesidad de residencia legal en España.

Los solicitantes deberán probar la condición de sefardí originario de España y su especial vinculación con nuestro país. Los medios probatorios para acreditar ambos requisitos serán valorados en su conjunto.

Entre la documentación para acreditar la condición de sefardí originario de España cobra especial relevancia el certificado expedido por el Presidente de la Comisión Permanente de la Federación de Comunidades Judías de España.

Para la acreditación de la especial vinculación con España se exigirá, junto a otros requisitos, la superación de dos pruebas, que gestionará el Instituto Cervantes, con objeto de evaluar conocimientos de lengua, Constitución, cultura y realidad social españolas. Los solicitantes provenientes de países de habla hispana quedarán exentos de la prueba de idioma.

El procedimiento se iniciará mediante una solicitud del interesado enviada a través de una plataforma electrónica a la Dirección General de los Registros y del Notariado y finalizará con la correspondiente inscripción en el Registro Civil del lugar de nacimiento.

  • La nueva Ley elimina la necesidad de renunciar a la nacionalidad anterior (modificación del artículo 23 del Código Civil).
  • Además facilita el acceso a la nacionalidad española por carta de naturaleza.
  • De este modo, se quiere facilitar el acceso de los sefardíes a la nacionalidad española, como acto de reconocimiento a su fidelidad y vinculación a España.

En la actualidad, los ciudadanos sefardíes pueden adquirir la nacionalidad española por dos vías:

A) Nacionalidad por residencia de dos años (plazo privilegiado del artículo 22 del Código Civil).

B) Nacionalidad por carta de naturaleza, concedida discrecionalmente por el Gobierno, en quienes concurran circunstancias excepcionales.

La nueva Ley elimina, para todos los casos, la necesidad de renunciar a la nacionalidad anterior (modificación del artículo 23 CC).

Además, establece un mecanismo específico y aligerado de acceso a la nacionalidad española por carta de naturaleza, al considerar que concurren en los judíos sefarditas de origen español, más allá de su lugar de residencia, ideología, creencias o religión, dos circunstancias excepcionales:

  1. Su origen español
  2. Su especial conexión con España, mantenida en el tiempo.

Se establece un plazo de solicitud de tres años, ampliable por otro más por decisión del Consejo de Ministros, y un procedimiento específico para acreditar los dos requisitos mencionados y solicitar la nacionalidad.


NACIONALIDAD POR CARTA DE NATURALEZA

REQUISITOS:

  1. Ser Sefardí originario de España
  2. Tener una especial vinculación con España

  1. Ser Sefardí originario de España: Medios de prueba


a) Sefardí y Originario de España

Ser sefardí y originario de España es un requisito compuesto, ya que en el mundo judío, y muy especialmente en Israel, el término “sefardí” se utiliza con frecuencia para referirse a judíos que nada tienen que ver con la expulsión del año 1492, ni con la Península Ibérica. Se utiliza el término “sefardí” para englobar a todos los judíos que no son “askenazi” (origen centroeuropeo), con lo que se incluye a los judíos orientales (sirios, persas, armenios, yemeníes e incluso de la India). Este uso extendido del término “sefardí” se debe a similitudes en el uso de la lengua hebrea o en el rito religioso.

Ambos elementos deben ser probados.

b) Medios de Prueba

Estos medios de prueba están sujetos al principio de “libre valoración” o “valoración de conjunto”.

  • a) Certificado expedido por el Presidente de la Comisión Permanente de la Federación de Comunidades Judías de España.
  • b) Certificado expedido por el presidente o cargo análogo de la comunidad judía de la zona de residencia o ciudad natal del interesado.
  • c) Certificado de la autoridad rabínica competente, reconocida legalmente en el país de la residencia habitual del solicitante.

El interesado podrá acompañar un certificado expedido por el Presidente de la Comisión Permanente de la Federación de Comunidades Judías de España que avale la condición de autoridad de quien lo expide. Alternativamente, para acreditar la idoneidad de los documentos mencionados en las letras b) y c) el solicitante deberá aportar:

1º. Copia de los Estatutos originales de la entidad religiosa extranjera.

2º. Certificado de la entidad extranjera que contenga los nombres de quienes hayan sido designados representantes legales.

3º. Certificado o documento que acredite que la entidad extranjera está legalmente reconocida en su país de origen.

4º. Certificado emitido por el representante legal de la entidad que acredite que el Rabino firmante ostenta, efectiva y actualmente, tal condición conforme a los requisitos establecidos en sus normas estatutarias.

Además, los documentos a que hacen referencia los párrafos anteriores, excepción hecha del certificado expedido por el Presidente de la Comisión Permanente de la Federación de Comunidades Judías de España, se encontrarán, en su caso, debidamente autorizados, traducidos al castellano por traductor jurado y en los mismos deberá figurar la Apostilla de La Haya o el sello de la legalización correspondiente.

  • d) Acreditación del uso como idioma familiar del ladino o “haketía”, o por otros indicios que demuestren la tradición de pertenencia a tal comunidad.
  • e) Partida de nacimiento o la “ketubah” o certificado matrimonial en el que conste su celebración según las tradiciones de Castilla.
  • f) Informe motivado, emitido por entidad de competencia suficiente, que acredite la pertenencia de los apellidos del solicitante al linaje sefardí de origen español.
  • g) Cualquier otra circunstancia que demuestre fehacientemente su condición de sefardí originario de España.

2. Tener una especial vinculación con España: Medios de prueba

La Ley establece dos maneras de acreditarla.

2.1. Un procedimiento tasado: Una prueba objetiva que administrará el Instituto Cervantes, y que evaluará el grado de conocimiento y asimilación de la realidad social y cultural de España, así como el conocimiento de la Constitución española. Adicionalmente, para aquellos que no sean hispanohablantes una prueba de lengua española (DELE nivel A2 o superior) (art. 1. 4º)

2.2. Un segundo procedimiento más abierto, donde se arbitran medios flexibles de acreditar dicha vinculación (art. 1.3º):

  • a) Certificados de estudios de historia y cultura españolas expedidos por instituciones oficiales o privadas con reconocimiento oficial.
  • b) Acreditación del conocimiento del idioma ladino o “haketía”.
  • c) Inclusión del peticionario o de su ascendencia directa en las listas de familias sefardíes protegidas por España, a que, en relación con Egipto y Grecia, hace referencia el Decreto-ley de 29 de diciembre de 1948, o de aquellos otros que obtuvieron su naturalización por la vía especial del Real Decreto de 20 de diciembre de 1924.
  • d) Parentesco de consanguinidad del solicitante con una persona de las mencionadas en la letra c) anterior.
  • e) Realización de actividades benéficas, culturales o económicas a favor de personas o instituciones españolas o en territorio español, así como aquellas que se desarrollen en apoyo de instituciones orientadas al estudio, conservación y difusión de la cultura sefardí.
  • f) Cualquier otra circunstancia que demuestre fehacientemente su especial vinculación con España.

PROCEDIMIENTO

A grandes rasgos el procedimiento consta de cinco fases (art.2):

  1. Solicitud por medio de procedimiento electrónico que se pondrá a disposición del público a partir del 1 de octubre de 2015, fecha de entrada en vigor de la ley, y por espacio de tres años, prorrogables un año más.
  2. Comparecencia ante Notario en España. El solicitante deberá comparecer ante un Notario en España y nunca en el extranjero. En caso de menores o incapaces, se podrá hacer por su representante legal (no cabe la representación voluntaria).
  3. Resolución por la Dirección General del Registro y del Notariado, tras los informes preceptivos (el silencio administrativo en el plazo de un año implica la desestimación).
  4. Jura e Inscripción del nacimiento y la nacionalidad.
  5. Siendo positiva la resolución del DGRN, el procedimiento se completa con la comparecencia del solicitante ante el Registro Civil de su domicilio, que en la mayor parte de los casos será el Registro Consular, para hacer la solicitud de inscripción, presentar su certificado de antecedentes penales actualizados y jurar o prometer, conforme al 23 del CC. El plazo para cumplir con estos requisitos es de un año

GUÍA PRÁCTICA PARA LA SOLICITUD DE NACIONALIDAD A LOS SEFARDÍES ORIGINARIOS DE ESPAÑA
(LEY 12/2015 DE 24 DE JUNIO)